Asma pediátrico

Definición

El asma es una enfermedad del aparato respiratorio que ocasiona inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias.

Este artículo aborda el asma en los niños, también llamado asma pediátrico. Para un análisis más general acerca de esta enfermedad, remítase al artículo asma.

Nombres alternativos

Asma en los niños; Asma de tipo pediátrico

Causas

El asma es causado por hinchazón e inflamación en las vías respiratorias. Cuando se presenta un ataque de asma, los músculos que rodean las vías aéreas se vuelven rígidos y el revestimiento de los conductos aéreos se hincha. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar.

El asma se observa comúnmente en los niños y es una causa importante de hospitalizaciones y ausentismo escolar. El asma y las alergias a menudo se presentan juntos. La respuesta alérgica juega un papel fuerte en el asma infantil.

Los desencadenantes comunes del asma abarcan:

Síntomas

Los problemas respiratorios son comunes y pueden abarcar:

Cuando la respiración se pone muy difícil, la piel de su pecho y cuello puede hundirse.

Otros síntomas de asma en los niños abarcan:

El tipo y patrón de los síntomas del asma de su hijo pueden variar. Pueden ocurrir con frecuencia o sólo cuando ciertos desencadenantes están presentes. Algunos niños son más propensos a tener síntomas de asma por la noche.

Pruebas y exámenes

El médico auscultará los pulmones del niño. Los sonidos relacionados con el asma se pueden oír. Sin embargo, los sonidos pulmonares generalmente son normales entre episodios de asma.

El médico pondrá al niño a respirar dentro de un dispositivo llamado espirómetro. Estos aparatos le pueden indicar a usted y al médico qué tan bien puede el niño exhalar el aire de los pulmones. Si las vías respiratorias están estrechas y bloqueadas debido al asma, los valores del flujo máximo caen.

Usted y su hijo aprenderán a medir el flujo máximo en la casa.

Los exámenes pueden ser:

Tratamiento

Usted y el pediatra del niño o el alergólogo deben trabajar juntos en equipo para desarrollar y llevar a cabo un plan de acción para el asma.

Este plan debe esbozar cómo:

El plan también debe decirle a usted cuándo llamar a la enfermera o al médico.

Usted también debe tener un plan de emergencia que describa qué hacer cuando el asma de su hijo se active. Si su hijo está en la escuela, verifique que los maestros, las enfermeras escolares, los profesores de educación física y los entrenadores conozcan sobre la necesidad de su hijo de tomar el medicamento para el asma. Averigüe qué tiene que hacer para que su hijo pueda tomar el medicamento durante las horas escolares. (Usted posiblemente necesite firmar una autorización.) Verifique que en la escuela tengan una copia del plan de acción para el asma de su hijo.

MEDICAMENTOS

Existen dos tipos básicos de medicamentos para el tratamiento del asma:

Los medicamentos de control prolongado se toman todos los días para prevenir síntomas de asma, incluso cuando el niño no los tiene. Algunos niños pueden necesitar más de uno de estos medicamentos.

Los tipos de medicamentos de control prolongado abarcan:

Los medicamentos de alivio rápido o de rescate se utilizan durante un ataque. Los niños que no tienen síntomas muy a menudo (asma leve ) pueden necesitar únicamente medicamentos de alivio rápido, en la medida de lo necesario. Los ejemplos de medicamentos de alivio rápido comprenden: Proventil, Ventolin, Xopenex y otros.

USAR UN INHALADOR

Muchos de los medicamentos para el asma de su hijo pueden tomarse usando un inhalador .

ELIMINAR LOS DESENCADENANTES

Es importante saber qué cosas empeoran el asma de su hijo. Éstas se denominan "desencadenantes" del asma. Evitarlas es el primer paso para ayudarle a su hijo a sentirse mejor.

De ser posible, mantenga las mascotas fuera de la casa o al menos lejos del cuarto del niño.

Nadie debe fumar en una casa ni cerca de un niño con asma. Eliminar el humo del tabaco de la casa es lo más importante que una familia puede hacer para ayudar a un niño con asma. Fumar fuera de la casa no es suficiente, ya que los miembros de la familia y los visitantes que fuman traen residuos de tabaco dentro y sobre la ropa y los cabellos, lo cual puede desencadenar los síntomas de asma.

El hecho de mantener los niveles de humedad bajos y reparar las filtraciones puede reducir la proliferación de organismos como el moho. Mantenga la casa limpia y los alimentos en recipientes y fuera de las alcobas. Esto ayuda a reducir la posibilidad de cucarachas, las cuales pueden desencadenar ataques de asma. Las camas se pueden cubrir con fundas de poliuretano "a prueba de alergias" para reducir la exposición a los ácaros del polvo. Igualmente, se deben comprar detergentes y productos de limpieza sin aroma.

Todos estos esfuerzos pueden establecer una diferencia significativa para el niño asmático, aunque no se note de inmediato.

VIGILAR EL ASMA DE SU HIJO

Un espirómetro es un dispositivo simple que usted o su hijo pueden usar en el hogar para indicarle si se va a presentar un ataque, tal vez antes de que ocurra cualquier síntoma. Chequear el "flujo máximo" es una de las mejores maneras de controlar el asma. Puede ayudar a evitar que el asma de su hijo empeore. Los ataques de asma generalmente NO aparecen sin aviso.

Es posible que los niños menores de 5 años no sean capaces de utilizar un espirómetro lo suficientemente bien como para que las cifras sean de utilidad. Un adulto debe siempre vigilar cuidadosamente los síntomas de asma del niño. Es una buena idea comenzar a usar los espirómetros antes de los 5 años para que los niños se acostumbren a ellos.

Expectativas (pronóstico)

Con el tratamiento apropiado y un abordaje en equipo para manejar el asma, la mayoría de los niños con esta enfermedad pueden llevar una vida normal; sin embargo, el asma mal controlada puede llevar al ausentismo escolar, problemas para practicar deportes, ausentismo laboral por parte de los padres y múltiples visitas al consultorio médico y la sala de urgencias.

Muchas veces, los síntomas del asma ocurren con mucho menos frecuencia o desaparecen a medida que el niño crece. Sin embargo, si el asma del niño no está bien controlada, puede llevar a cambios permanentes en la actividad pulmonar.

El asma en raras ocasiones puede ser una enfermedad potencialmente mortal. Es importante que las familias trabajen de la mano con los profesionales de la salud para desarrollar un plan con el fin de brindarle al niño los cuidados apropiados.

Posibles complicaciones

Las complicaciones del asma pueden ser severas y algunas de ellas pueden abarcar:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si cree que un niño tiene nuevos síntomas. Si a su hijo le han diagnosticado esta enfermedad, llame al médico si:

Si su hijo está teniendo problemas con la respiración o está teniendo un ataque de asma, busque atención médica de inmediato.

Los síntomas de emergencia abarcan:

Un niño que presente un ataque grave de asma puede necesitar hospitalización y se le pueden administrar oxígeno y medicamentos a través de una vena (por vía intravenosa o IV).

Prevención

No existe un método conocido para prevenir los ataques de asma y la mejor manera de reducirlos es evitar los desencadenantes, especialmente el humo del cigarrillo, y seguir el plan para manejar el asma que usted desarrolla con el médico.

Referencias

National Asthma Education and Prevention Program Expert Panel Report 3: Guidelines for the Diagnosis and Management of Asthma. Rockville, MD. National Heart, Lung, and Blood Institute, US Dept of Health and Human Services; 2007. NIH publications 08-4051.

Castro-Rodriguez JA, Rodrigo GJ. Efficacy of inhaled corticosteroids in infants and preschoolers with recurrent wheezing and asthma: a systematic review with meta-analysis. Pediatrics. 2009 Mar;123(3):e519-25.

Bush A, Saglani S. Management of severe asthma in children. Lancet. 2010 Sep 4;376(9743):814-25.

Brozek JL, Bousquet J, Baena-Cagnani CE, Bonini S, Canonica GW, Casale TB, et al. Allergic Rhinitis and its Impact on Asthma (ARIA) guidelines: 2010 revision. J Allergy Clin Immunol. 2010 Sep;126(3):466-76.


Actualizado: 5/1/2011
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com